Si hay una fruta que caracteriza a Castilla-La Mancha es el melón. Y, para estos días tan calurosos os traemos una receta fresca, fácil y, a su vez muy tradicional, como es el melón con jamón.

La mayoría de nosotros alguna vez hemos probado el melón con jamón, ya sea dentro o fuera de casa. Un plato sencillo y fresquito que es ideal para el verano. Un plato que te ayudará a sobrellevar el calor de la manera que más nos gusta, comiendo rico y sano.

Piel de sapo, amarillo, cantaloup, galia… Diferentes variedades pero mismo origen, Asia. Siglos más tarde, fue introducido por los árabes en la cultura mediterranéa allá por el siglo I. El melón se ha convertido en una de las frutas más características y autóctonas del territorio castellano-manchego. De hecho, los melones cultivados en tierras manchegas ya cuenta con la I.G.P. Melón de la Mancha.

Origen del melón con jamón

La receta que hoy os presentamos es tan tradicional como la historia que lleva detrás. Una receta llena de contrastes de sabores, dulce y salado, que conquistó a los paladares más finos de la época y, también hoy en día.

En la Edad Media había alimentos, como la fruta fresca, que se consideraban dañinos para la salud. El melón, fruta con un alto contenido en agua, no se aconsejaba comer por su dificil digestión. Por ello, si se comía se recomendaba hacerlo antes de cada comida mezclado con otros productos secos y calientes, como especias, vino o embutidos. Poco después, esta practica se fue popularizando entre las clases menos pudientes.

Melón piel de sapo

Fue en Italia en el siglo XVI, cuando surgió esta combinación tan curiosa. El melón se solía comer siempre antes de cada comida acompañado de un poco de sal. Combinado con el dulzor del melón, era un plato para los paladares más refinados de la época, por eso era típico encontrarlo en mesas de las clases más ricas.

Posteriormente, y tras el éxito de acompañar el melón con sal, deciden acompañar esta fruta con productos salados, embutidos, ya sea mortadela, salami o jamón.

Siglos más tarde, esta receta se introdujo en España y se quedó en nuestra cultura gastronómica como uno de los platos más tradicionales ya en el siglo XIX, aun siendo su origen italiano.

Fue en los años 70 y 80, cuando el melón con jamón tuvo su auge en España, acompañaba todo tipo de celebraciones, bodas y banquetes. Pero, lo que un día fue un plato refinado presente en eventos importantes, pasó a quedarse en cartas de restaurantes y chiringuitos, entre otros, convirtiéndose en todo un icono de la gastronomía española popular.

Ya en la actualidad y coincidiendo con el auge de la cocina moderna española, han sido muchos chefs de renombre los que han sabido darle una vuelta a esta receta tan tradicional para que no quede en el olvido.

Chefs reconocidos como Jordi Cruz o Joan Roca, ambos con estrella Michelin, nos presentan una reinterpretación de este plato, que no deja de ser, sin duda, un referente en nuestra gastronomía.

Las nuevas variantes pueden ir desde sopas de melón con jamón ibérico deshidratado. Por ejemplo, Jordi Cruz nos presenta en su bar de tapas de Barcelona, una idea muy conceptual de este plato.

Nosotros por nuestra parte, os dejamos cómo preparar un melón con jamón de la manera más tradicional con productos de la mejor calidad y con un toque divertido.

Ingredientes para las brochetas de melón con jamón:

Receta de brochetas de melón con jamón:

Jamón ibérico loncheado ANCHA Castilla

    • Cortamos el melón por la mitad. Con un sacabolas pequeño, comenzamos a extraer el melón en forma de bolita.
    • Una vez extraídas las bolas de melón, las pinchamos en los palitos de madera.
    • Montamos las brocehetas alternando bolita de melón con una loncha de jamón ibérico.
    • Para finalizar, hacemos una vinagreta de hierbabuena o menta para darle un toque más fresco. Cortamos un manojo pequeño de hierbabuena y mezclamos con aceite de oliva virgen extra.

Nuestro AOVE Ecológico va fenomenal para este tipo de elaboraciones, ya que aporta un toque fresco, frutado e intenso a la combinación de fruta y jamón.

Para hacer este plato, no hay que ser un manitas en la cocina, basta con saber cortar un melón y tener a mano un buen jamón ibérico loncheado. Si, por el contrario, eres de aquellos que les gusta innovar en la cocina, os recomendamos hacer una sopa fría de melón con jamón cortado a trocitos.

Como podéis comprobar, el melón es una fruta muy versátil que se puede utilizar de mil maneras y, qué decir del jamón ibérico. Por eso, en ANCHA Castilla recomendamos el jamón ibérico de Cebo Campo o Bellota loncheado, que próximamente estará disponible en web para hacer un melón con jamón de escándalo.

Loncheado jamón de cebo campo ibérico 50%

Comprar jamón ibérico de cebo campo loncheado.